siempre
en tu cocina

Cocinar con vino

El vino en la cocina se usa para marinar las carnes, para elaborar salsas, y para proporcionar un sabor extra a los platos. Al estar compuesto principalmente de agua, que desaparece al cocerlo junto con el etanol, lo que aporta a las recetas son sabores, aromas, texturas y matices provenientes de los minerales, ácidos, etc. del propio vino. Los vinos intensifican el sabor de los platos además de ayudar a los alimentos a soltar sabores.

vinosWEB

 

El vino en la cocina se usa para marinar las carnes, para elaborar salsas, y para proporcionar un sabor extra a los platos. Al estar compuesto principalmente de agua, que desaparece al cocerlo junto con el etanol, lo que aporta a las recetas son sabores, aromas, texturas y matices provenientes de los minerales, ácidos, etc. del propio vino. Los vinos intensifican el sabor de los platos además de ayudar a los alimentos a soltar sabores.

Premisas básicas para cocinar con vino

Es importante elegir un vino de calidad, que no tiene por qué ser necesariamente caro, ya que un vino de poca calidad puede estropear una receta. Los vinos que se venden “para cocinar” a menudo llevan sal como conservante, aspecto que hay que tener en cuenta en el momento de sazonar tu receta.

Tipos de vinos y usos:

El Vino tinto se usa principalmente para la carne roja. Utilizar vinos tintos en salsas para platos de caza también es una combinación habitual.

El vino blanco es perfecto para cocinar platos de ave, conejo y cerdo, además de salsas de tomate, para pasta o pizza. Los tomates, por ejemplo, que tienen gran acidez exigen vinos más dulces, así compensara el ácido, teniendo que añadir menos azúcar en la salsa. Elige un vino seco para sopas de pescado y platos de marisco, y vino blanco dulce para postres. Los pescados de carne firme que contienen grasas como el rape, el atún, el salmón o el bacalao, aceptan las salsas con vino tinto.

Los vinos dulces, como un Oporto o un Pedro Ximénez, pueden dar un toque muy especial a los guisos de carne. Atrévete con un chorro de oporto, sobre un guiso de cordero o cerdo.

  El color del vino es determinante en el resultado final de una salsa, es aconsejable aprovechar el pigmento de los vinos tintos para las salsas oscuras y reservar los blancos para las salsas claras.

Para cocinar con vino hay que cocer lentamente, los vinos deben usarse al inicio para desglasar – reducir y recoger sabores- o al final para perfumar impregnando el aroma del vino a la elaboración del plato. Después de añadir el vino a una receta, debes esperar unos 10 minutos hasta probarlo, porque el vino necesita un tiempo para aportar a la comida el sabor deseado.

¿Cuál es el vino que más utilizáis en la cocina?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad

Compartir

Recetas Relacionadas
La Masía Social:
  • Facebook
  • Suscríbete a Youtube